Productividad

Productividad
Aumentar tu productividad te va a abrir un mundo de oportunidades.

Podríamos definir la productividad personal de muchas maneras, pero en todas coincidiríamos en hablar sobre la capacidad que tiene la persona de sacar el máximo rendimiento en el desarrollo o cumplimiento de sus tareas personales.

Por tanto, esto nos abre un amplio abanico. Y nos da margen para pensar en muchas cosas. Como que la productividad personal viene determinada por múltiples factores como la producción, los recursos que empleamos y todo aquello que se base en el tiempo. Como que la productividad personal intenta obtener el máximo rendimiento usando los mínimos recursos posibles y en el menor tiempo posible.

Pero personalmente creo que ser productivos hoy en día. Nos exige algo más que gestionar el tiempo y ser eficaz, eficiente o efectivo. La productividad personal actual del mundo que vivimos, nos obliga a que mantengamos los principales equilibrios de la vida. Y nos exige vivir un estilo de vida saludable en el que los términos físico, mental y emocional cogen mucha importancia.

La productividad personal de hoy significa mantener el equilibrio que nuestro cuerpo y mente. Y esto requiere seguir unas pautas nuevas que nos permitan actuar y hacer lo que realmente es importante, sin abandonar lo que mantiene nuestros hábitos de vida diarios. Y aunque el contexto intente sumergirnos en la hiperactividad, la superficialidad en lo que hacemos, la prisa, el beneficio inmediato y la distracción.

Qué causas nos hacen ser poco productivos.

Muchos son los síntomas que nos pueden dar a entender que no estamos siendo productivos. Como tener largas listas de cosas por hacer, o terminar el día y no haber hecho ni la mitad de lo que teníamos planeado, o no cumplir con los compromisos laborales a tiempo. Y muchas pueden ser las causas que provoquen esto.

Los costes de la procrastinación.

Procrastinamos cuando evitamos las tareas realmente importantes y siempre las dejamos para más tarde. Es algo muy habitual a pesar de que tiene un coste muy elevado. Ya que los retrasos evitables generan pérdidas de productividad, además de causar estragos emocionales, principalmente mermando la autoestima.

Los estudios parecen indicar que la procrastinación está relacionada con una peor salud psicológica, existiendo una conexión entre las personas que dejan las cosas para otro momento y problemas de ansiedad, estrés, depresión e incluso por una alimentación deficiente. También parece ser más común en personas más jóvenes y ser un comportamiento que está presente en ambos sexos.

El perfeccionismo provoca consecuencias negativas en nuestra productividad.

El perfeccionismo hace referencia a la creencia que tiene un individuo de que se debe alcanzar la perfección en todo lo que se hace. 

Ser perfeccionista podría parecer que nos va a ayudar a conseguir más cosas y a ser más exitosos. Pero el exceso de perfeccionismo puede provocar consecuencias negativas como vivir más tensos, estar más angustiados, no disfrutar de los logros e incluso un sentimiento de fracaso pese a hacer bien las cosas.

No terminar las cosas hasta hacerlo perfecto, obliga a tener de dejar tareas abandonadas.

Las interrupciones como principal causa de la falta de productividad.  

Son muchas las interrupciones las que nos quitan tiempo y concentración. Y acaban afectando a nuestra productividad personal.

Las personas tenemos la tendencia de tratar de agradar a los demás, respondiendo inmediatamente a cualquier petición que nos hagan, e interrumpiendo nuestras propias tareas. Esto se puede convertir en un gran problema ya que provoca que dejemos de lado nuestra planificación y nuestras metas para ayudar a los demás a cumplir las suyas. Permitiendo que nos interrumpan constantemente y afectando seriamente en nuestro desarrollo personal.

A veces son interrupciones de personas que realmente necesitan ayuda, pero en la mayor parte de ocasiones. Se nos interrumpe para cosas poco importantes y que la otra persona podría resolver por si misma si se esforzara. Dejamos que las necesidades o los deseos de otros sean más importantes que nuestro propio tiempo. Y aunque ayudar a otros no es malo en si mismo, puede tener consecuencias muy negativas si no lo controlamos. Ya que destroza nuestra planificación.

Es importantísimo tener un control sobre esta actitud tan propia del ser humano. Ayudar a los demás está muy bien y nos hace sentir mejor. Pero es preferible terminar primero con nuestras prioridades. Y después podrás ayudar mucho mejor a los demás, sin destrozar tus planes y tus sueños. Con la tranquilidad de tener tu vida bajo control, podrás dedicarte a ayudar a otros con mayor eficacia.

Falta de concentración por distracciones.

Vivimos en la era de las distracciones. Nuestro mundo se ha convertido en una fuente constante de información, de ruido y de entretenimiento. La influencia de Internet y su constante flujo de información es accesible desde casi cualquier esquina de nuestro mundo. Noticias de última hora irrumpen en nuestro día a una velocidad vertiginosa. Y estamos sobresaturados de mensajes continuamente con anuncios en casi todos lados. Cada distracción entra en nuestra mente con un solo objetivo, ganar el control de nuestra atención y absorber la energía que nos puede aportar la practica de ejercicio físico.

Como resultado, vivimos vidas distraídas y nuestra capacidad de concentración, creatividad y escucha activa sufre significativamente. Y en consecuencia, no es una buena fórmula para hacer las cosas. Podemos sentirnos productivos cuando estamos constantemente cambiando entre cosas, constantemente haciendo algo, pero con toda honestidad. No lo estamos.

Perdida de productividad por exceso de trabajo. 

Trabajar es necesario tanto para garantizarse las formas de subsistencia como para desarrollar una buena autoestima. Al sentirnos útiles, aprendemos a creer en nosotros mismos. Sin embargo, como cualquier hábito, un exceso de trabajo puede tener unos efectos negativos tanto para nuestra salud como para nuestra productividad personal.

Es por eso, por lo que es importante controlar siempre la cantidad de trabajo a la que nos enfrentamos a diario. Además de controlar también como nos amoldamos a él. De no ser así, la lógica de la productividad nos irá arrastrando hasta hacer de la labor profesional nuestra razón para vivir. Algo que puede tener consecuencias muy negativas tanto a niveles productivos como a niveles de bienestar.

Cómo podemos mejorar la productividad personal.

La productividad personal es una habilidad que requiere mucho esfuerzo y dedicación, y que no mejora de un día para otro. Es algo en lo que se va avanzando poco a poco, a manera de que vamos incorporando de forma constante pequeños hábitos.

Tener visión clara de los objetivos a alcanzar.

Tener un horizonte claro de las cosas que tenemos que realizar es el principio de todo. Por lo tanto, antes de embarcarse en cualquier proyecto o tarea es necesario tener una visión clara de los recursos que vamos a necesitar y del tiempo que disponemos.

Tener una visión clara es algo fundamental a la hora de ser productivo, muchas personas no son conscientes de la importancia que tiene y enfocan el esfuerzo en áreas superfluas.

Mantener la concentración y el enfoque.

Algo que es muy evidente es mantener la concentración y el enfoque, pero que por las características de nuestra sociedad actual es difícil de hacer. Son numerosas las distracciones que tenemos en cual sea el entorno, y la única solución para esto es una adicción del enfoque tal cual describíamos en el anterior elemento. Y tras ello a través de la concentración útil el tiempo que dedicamos a hacer las cosas.

Estructurar las tareas a realizar.

El estructurar en tareas cualquier proyecto mejora y potencia nuestra productividad personal. Es importante saber que debemos hacer en cada momento, y sin una estructura de tareas definidas deberemos volver al principio de nuestro proyecto.

Tener una metodología de trabajo no solamente es importante para que el profesional pueda organizarse, trabajar mejor y seguir un ritmo de trabajo sin imprevistos sino que además ayuda a entregar mejores resultados asegurando así la satisfacción personal.

Aprende a priorizar con la matriz de Eisenhower

Aprende a priorizar con la matriz de Eisenhower.

La matriz de Eisenhower te permitirá distribuir la carga de tus tareas ...
Leer Más
Aprende a establecer objetivos SMART

Aprende a establecer objetivos SMART.

Establecer objetivos SMART te permitirá fijar tus metas de manera eficaz. Una ...
Leer Más
Crea el plan de acción que necesitas

Crea el plan de acción que necesitas.

El plan de acción te permitirá optimizar la ejecución de tus tareas ...
Leer Más
El método GTD

El método GTD.

El método GTD te permitirá aumentar tu productividad gestionando mejor tus tareas ...
Leer Más

Si te ha gustado lo que has visto, por favor puntúa positivamente la entrada:

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Menú

X